En este momento estás viendo La Ley 60/30/10

La Ley 60/30/10

Es un principio comúnmente utilizado en el diseño de interiores para crear una paleta de colores equilibrada y armoniosa en un espacio. Esta regla sugiere distribuir los colores en un espacio de la siguiente manera:

El 60% del espacio debe estar dominado por un color principal. Este color suele utilizarse en las paredes, el suelo o los muebles más grandes.

El 30% del espacio se reserva para un color secundario que complemente al color principal. Puede utilizarse en elementos como muebles, cortinas o accesorios. El 10% del espacio se destina a un color de acento. Este color se utiliza para resaltar detalles y accesorios, como cojines, lámparas, cuadros o decoración

Siguiendo esta regla, se busca lograr un equilibrio visual en el espacio, evitando que un color domine demasiado y que otros se queden en un segundo plano. Esto ayuda a crear una sensación de armonía y cohesión en el diseño de interiores. Sin embargo, esta regla es flexible y puede variar según las preferencias personales y el estilo de diseño que desees lograr en un espacio concreto.